Ruta medieval y de los castillos - CBAC
20166
page-template-default,page,page-id-20166,bridge-core-2.1.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-23.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Ruta medieval y de los castillos

Los diversos avatares del Medievo en nuestra comarca discurren muy ligados a los señoríos y a las 3 órdenes militares que controlaron buena parte de ellos. 

 

La leyenda de Maella (que según algunas fuentes está en el origen del nombre y el escudo de la población) hace referencia al precio que los vasallos habían de  pagar por su libertad frente a los señores feudales. Esta leyenda tiene su base en hechos reales, en las rebeliones que, de cuando en cuando surgían frente a la tiranía de los señores feudales y las represalias posteriores.

 

Fruto de estas vicisitudes y modos de vida y organización del territorio nos han quedado en la comarca importantes restos, principalmente castillos, iglesias y restos del trazado urbano y concejos medievales.

CASPE

En Caspe destaca el conjunto formado por el Castillo del Compromiso o de la Bailía y la Colegiata Santa María la Mayor.

 

La orden de San Juan recibió de Alfonso II la fortaleza musulmana sobre la que edificó el Castillo de la Bailía entre los siglos XII y XV.

 

En la actualidad, coincidiendo con el 600 Aniversario del Compromiso de Caspe, se inauguró la restauración de parte  del edificio, recuperando su importancia histórica e identidad. 

Castillo del Compromiso Caspe

Al interés arquitectónico del edificio hay que sumar el hecho de que fue aquí, en 1412, en el Salón llamado del Compromiso, donde se reunieron los 9 compromisarios para elegir al sucesor de la Corona de Aragón durante el Compromiso de Caspe.

La Colegiata Santa María la Mayor es el edificio más emblemático de Caspe. De estilo gótico, ha tenido varias fases de construcción y ampliación. Alberga, en su interior, dos importantes reliquias donadas por Juan Fernández de Heredia, Maestre de la Orden de San Juan: la Vera Cruz y el Cáliz del CompromisoEl Sepulcro de Juan Fernández de Heredia se encuentra asimismo en el interior de la Colegiata.

 

Junto con el Convento Sanjuanista, ya desaparecido, estos dos edificios constituían la acrópolis en torno a la cual se fue estableciendo el caserío de la cristiandad.

Santa María la Mayor Caspe

Como restos medievales podemos contemplar también en Caspe los Arcos del Toril –restos de una plaza gótica porticada- (en la Plaza de España) y muy cerca de allí, subiendo la calles del Carmen encontramos restos del Antiguo Concejo, de estilo gótico del siglo XIV.

 

Desde la oficina de Turismo de Caspe se realizan visitas guiadas a los Monumentos y restos del Caspe Medieval que podemos contemplar en el casco urbano, a la vez que se da una explicación histórica de los importantes hechos que acaecieron en él.

La ermita de Santa María de Horta, ya fuera del casco urbano, representa la única manifestación de arte románico conservada en Caspe. Ubicada en el cabezo Monteagudo, junto a la Torre de Salamanca, fue trasladada allí piedra a piedra desde su ubicación original, en la actualidad anegada por las aguas del embalse. Su construcción data del siglos XII y XIII.

MAELLA

En Maella destaca también su enorme Castillo- Palacio en estado ruinoso que nos habla de un pasado en el que la Orden de Calatrava se enseñoreaba de la villa. A partir del siglo XV pasó por diferentes manos. Se conserva gran parte de la muralla con sus torreones, las bodegas fueron restauradas hace algunos años por la comarca y se pueden visitar. Destaca la Puerta de los Leones, dentro de la parte residencial del recinto, que está en un estado semiruinoso.

 

Vídeo de la representación teatral de la leyenda de Maella en el castillo de la localidad.

 

Tenemos también restos de la Lonja Medieval en el centro del pueblo y un pequeño templete gótico –esta vez en la periferia- también de esta época, perfectamente conservado y que muestra cierta influencia árabe. Otro vestigio medieval lo encontramos en la nave central de la Iglesia parroquial de San Esteban, que  es de estilo románico, del siglo XIII. Otras construcciones y ampliaciones posteriores, en esta misma iglesia, nos muestran la superposición de estilos y fases constructivas.

FABARA

En Fabara nos encontramos la singular construcción de la Iglesia de San Juan Bautista de estilo gótico y rematada por almenas. Este edificio formaba parte de un conjunto amurallado iglesia-castillo. Su construcción se fecha entre finales del siglo XIV y comienzos del XV, si bien existe una primera fase constructiva, de la que se conserva actualmente la capilla de la Asunción, que data del siglo XIII.

 

En la plaza principal quedan también restos del Castillo del Señorío de Fabara.

 

NONASPE

En Nonaspe el antiguo castillo medieval ha sido restaurado y se usa como Casa Consistorial. Aparece documentado por primera vez en 1133 en la conquista cristiana. Pasó a manos de la Orden del Temple y en 1314, tras la disolución de los templarios, se convirtió en Casa Palacio de la Orden de San Juan, que ejerció el señorío durante varios siglos. 

 

También de época medieval encontramos en Nonaspe la Iglesia de San Bartolomé, Iglesia parroquial cuya construcción se remonta al año 1300, la más antigua de la comarca.

Castillo de la Encomienda Nonaspe
Iglesia de San Bartolomé de Nonaspe
CHIPRANA

En Chiprana,  la Iglesia de San Juan Bautista data también de época medieval. Su gran fachada de época barroco-neoclásica enmascara una de las estructuras también más antiguas del Bajo Aragón, posiblemente de la segunda mitad del siglo XIII. Se aprecia en ella la influencia de las formas cistercienses del cercano monasterio de Rueda. Cuenta además con importante decoración mudéjar.

Iglesia de San Juan Bautista
FAYÓN

En Fayón, debido a que el pueblo antiguo está sumergido, solo encontramos los restos en ruinas de un pequeño castillo roquero del siglo XIV de planta irregular que se construyó sobre una prolongación rocosa cortada verticalmente sobre el pueblo y el río. Al castillo se accedía desde el antiguo pueblo de Fayón por un estrecho camino escalonado excavado en la roca natural.

 

La población de Fayón fue conquistada por Alfonso I a los musulmanes y entregada en el siglo XI por el monarca cristiano a Pedro de Biota. El castillo fue reconstruido para vigilar el tránsito de embarcaciones por el Ebro hacia la vecina Cataluña por los Moncada entre los siglos XII y XIV.

Castillo de Badón Fayón