Ruta de las cabañas de Piedra Seca - CBAC
20172
page-template-default,page,page-id-20172,bridge-core-2.1.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-23.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Ruta de las cabañas de Piedra Seca

La técnica constructiva de piedra en seco es una técnica tradicional cuya principal característica es la falta de argamasa o conglomerado para la colocación del material constructivo, la piedra.

 

Esta técnica tiene que ser entendida como un recurso de adaptación al entorno, en el contexto de una economía de subsistencia en la que se aprovechan los recursos más cercanos. La piedra proviene del despedrado de los campos de cultivo  que se acumula en los márgenes. Responde a una organización del paisaje agrícola que da lugar a estructuras arquitectónicas que perduran en el tiempo y, generalmente, destinadas a usos auxiliares, como la delimitación del terreno en los que se produce la acción humana sobre la naturaleza.

Estas construcciones y el paisaje que generan son uno de los patrimonios culturales más importantes que tenemos.

La UNESCO inscribe esta práctica en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2018, con la denominación Conocimientos y técnicas del arte de construir muros en piedra seca, afectando territorialmente a Croacia, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Eslovenia, España y Suiza.

En el término municipal de Nonaspe encontramos una gran cantidad de construcciones tradicionales elaboradas con la técnica de la piedra seca, siendo las más características y abundantes las cabañas o cabanes de pedra seca también llamadas a veces de pedra volta.

Se han inventariado 55 de ellas en un reciente estudio elaborado desde el Área de Patrimonio Comarcal. Y en concreto se ha diseñado una ruta en la que se pueden recorrer con facilidad –en un itinerario de unos 8 km- 7 de estas cabañas que se han elegido aparte de por su ubicación por su representatividad.